martes, 14 de enero de 2014

Higuera hankengai

La siguiente es la evolución de una higuera de vivero. Es un proyecto a medio camino que aún le queda  construir ramas para ir ganando en caracter pero quiero presentar ya como ejemplo de lo que se puede conseguir con materiales de descarte para otros.

El de abajo era su aspecto cuando la adquirí en oferta en el invierno de 2012. Parecía ser una higuera "madre". Es decir, cultivada en campo y utilizada como patrón para extraer esquejes. Por ello tenía numerosos cortes de podas difíciles de disimular:


Recuerdo que cuando mi hijo la vio en casa le daba miedo y decía que era un monstruo. Pues casi casi. Ahora tocaba ensalzar su grueso tronco con buena textura, disimular los muchos defectos y reconstruir la rama. Era obvio por su movimiento casi a modo de joroba que ésta higuera era una clara candidata a un estilo en semicascada (en terminos japoneses; "hankengai"). Después de una severa poda lucía así:
En la primavera brotó con fuerza tal y como era de esperar en una higuera y más en ésta que había estado creciendo años anteriores con gran vigor. Antes de la brotación aproveché el parón para ir disimulando alguno de los cortes de poda a modo de madera muerta.

Tras el primer año de trabajo ya se podía intuir el esbozo de por donde iría la futura ramificación. A pesar de que en el lado izquierdo es donde más antiguos cortes de poda se podían ver ese sería finalmente el "frente" elegido para el futuro bonsai. ¿Por qué?, pues porque quiero convertir esos errores en virtudes a modo de uro.
En la primavera de 2013 decidí plantarlo en una maceta  acorde con el estilo en semicascada. Siempre me han gustado mucho los kuramas en éste estilo de árboles pero no encontré ninguno a medida que combinara bien con este tronco tan grueso, así que decidí experimentar con el cemento y el resultado conseguido me sorprendió gratamente. Si tengo tiempo en otra entrada explicaré como realizar un kurama en cemento tan guapo como éste:
A partir de aquí durante la temporada de 2013 me dedique a continuar construyendo la ramificación. El problema en éste tipo de éstilos con algunos especies es la dominancia apical. Es decir, en la mayoría de especies, las ramas que van hacia abajo pierden fuerza y la mayor actividad y crecimiento se da en la parte superior. Es algo que se puede intentar corregir con defoliados selectivos. Es decir, se defolia la parte superior y la inferior no. Así el árbol desvía la fuerza hacia las ramas inferiores, pero rápidamente la parte superior vuelve a brotar con fuerza y la dominancia se invierte. La mayor parte del trabajo realizado con ésta higuera ha sido echo a base de tijeras y casi nada de alambre. Es una técnica más lenta que el alambrado pero en un árbol de hoja caduca los resultados con el tiempo son mucho mejores. No me gustan las triangulaciones mas propias de coníferas en una especie de hoja caduca como ésta. Busco la naturalidad ante todo.

En la imagen inferior se puede observar la rápida cicatrización en ésta higuera en todas las heridas que le realicé en torno a la madera seca. Yo no soy partidario de utilizar pastas cicatrizantes y el tiempo me va dando la razon. Sobre ésto os invito a leer la siguiente entrada:
 http://cartagenabonsai.blogspot.com.es/2013/10/sellar-o-no-las-heridas-teoria-de-la.html
El siguiente es su estado actual en enero de 2014. Se puede observar una evolución en la ramificación (a la que áun le faltan años de maduración) y un retoque en la madera seca. Ahora aquellos feos cortes de poda se han transformado en interesantes zonas que le dan caracter a ésta higuera.




 El antes y el después: enero de 2012 y enero de 2014

5 comentarios:

  1. Muy bonito tu articulo!! yo tengo una tambien, que cuando la vi, me enamore de ella, a un que como no e tenido antes higueras me dan un poco de respeto en cuanto a meterle mano con la poda, pero haciendolo en el momento oportuno, espero no tener problemas, en este caso espero esperarme asta un poco antes de la brotacion, de primavera, para que con la actividad pase sin problemas el trago, pues la verdad es que nose,, pienso que los que descartan este tipo de material, quizas sea por que no lo sepan valorar,,, o realmente no sean tan buenos diseñando como se piensan,, el caso es no ver el arbol como esta,, sino mirarlo de esa manera, que cuando lo ves, ya te lo estas imaginando el como quedara. Buen trabajo y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paparazzi. Siempre es muy gratificante trabajar con éste tipo de materiales tan en bruto pues los resultados si se trabaja bien son espectaculares. En cambio con un yamadori la mayoría del trabajo ya lo ha hecho la madre naturaleza. Un saludo y a ver que tal queda tu higuera. Esperamos resultados. Por cierto, yo de ti realizaría la poda drástica ya. Así se irán despertando las yemas dormidas que si no lo hicieras no brotarían y el árbol no desperdiciará energía.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si esa opción la de cortar ahora lo pense,, gracias por los consejos, en cuanto meta mano fotos sin duda del reportaje jejeje, lo que nose.. es donde suscribirme en tu blog, seguire viendo tus repors

      Eliminar
    2. Hola Sergio, buena evolución en poco tiempo, una pregunta porque tengo también otra higuera, con bastantes cortes de ramas antiguas, y tenia entendido que su madera en blanda, a la podredumbre, solo le das liquido de jim o algún otro producto más.
      Gracias de antemano, un saludo

      Eliminar
    3. Hola Puesto.
      Pues es cierto que la madera de las higueras es bastante blanda y se pudre con relativa facilidad. Lo que nunca puedes pretender con ellas es la realización de grandes "jin". De hecho no los verás en la naturaleza en casi ningún caduco. Pero si que puedes tener pequeños jines y shari. Yo lo que hago es limpiar la madera cada año a conciencia. Con cepillo manual, eléctrico y con chorro de agua a presión. Así vas eliminando los restos de madera podrida y la madera así va tomando más personalidad y naturalidad. A continuación le aplico polisulfuro de cal sin diluir.
      Un saludo,

      Gracias por el comentario

      Eliminar